Saltar al contenido

Se puede encontrar en la mayoría de restaurantes de renombre de Asturias

Aunque cada vez es un bien más escaso, España es un país rico en aguas de manantial. No existen dos iguales. Cada una de ellas posee matices y personalidad propia, determinada por una composición mineral única, advierte Irene Zafra, secretaria general de la Asociación de Aguas Minerales de España (ANEABE). Recuerda el origen: “Somos uno de los productos más naturales que existen en el mercado. Las gotas de la lluvia o de la nieve se filtran en la tierra y, en ese viaje hasta el acuífero subterráneo, el agua va absorbiendo diferentes minerales de cada capa geológica, que aportan a cada agua mineral unas características propias”. En este sentido, apunta que “la singularidad de cada agua mineral viene determinada por diferentes factores, como la geología del terreno, la temperatura o el tiempo de permanencia en el subsuelo”. Y alega que “el agua mineral natural, tanto en su variedad con gas, como sin gas, es siempre una propuesta gastronómica ganadora porque marida bien con cualquier tipo de producto”…

Seguir leyendo noticia original de El Pais.

elpais.com